Revistafix Revistafix

La cerveza artesanal gana terreno: cada día hay más emprendedores

La Asociación de Cerveceros del Litoral tiene más de 70 socios. Se producen alrededor de 25 millones de litros de cerveza artesanal por año en todo el país.

Cultura Revista Fix Revista Fix
cerveza

Desde la época de los antiguos egipcios hasta el siglo XV la cerveza fue cambiando paulatinamente. Los años posteriores a este siglo fueron decisivos para la existencia del producto que conocemos hoy en día. Entre los primeros cambios, las cepas de las levaduras con las que era elaborada fueron "domesticadas" y los "gruits", es decir, las hierbas con las que se la combinaba le dieron su propio carácter y nombre en cada región.

La mayor parte de los cerveceros artesanales surfean en un área muy particular, entre la ciencia y la técnica, que los emparenta con los artesanos de otras épocas. Estos cerveceros artesanales han sido la punta de lanza del retorno de una manera de considerar la cerveza que se había perdido casi del todo a principios del siglo XX.

Hoy, en el siglo XXI, el auge de la cerveza artesanal vuelve a tomar fuerza y esta vez no es solo visto como un hobby, un estilo de vida, es más, tiene un plus, es rentable. En la zona la Asociación de Cerveceros del Litoral tiene más de 70 socios e incluye tanto a emprendimientos formales como a los que siguen siendo hobbistas. Estos “socios/amigos” realizan cocciones públicas a lo largo del año, participan en festivales y encuentros al aire libre.

Un dato más que interesante es que se producen alrededor de 25 millones de litros de cerveza artesanal por año en todo el país. También es destacable que las cervezas locales tienen un gusto particular, considerando que tenemos la mejor producción de miel de sabor único en el mundo por sus características, la que es utilizada para la producción de la “honeybeer chaqueña”. Otra de las razones por las que se sigue eligiendo la artesanal es por su realización con productos naturales y porque no contiene conservantes ni antioxidantes.

 La fusión de las frutas con la cerveza

Para conocer más sobre la cerveza artesanal RevistaFix habló con Oscar Bustamante, tiene 40 años y es emprendedor. Su marca: Cervecería Altitud.

Oscar nació en la provincia de Buenos Aires, pero hace más de 15 años que vive en Resistencia. Tiene un hijo de 7 años (Valentino) que dice, es su locura y compañero en todas las aventuras. Hace dos años que la cerveza artesanal es su pasión y su descarga a tierra en la cual juegan la imaginación y los sentidos a pleno: "Nos gusta imaginar y los desafíos son muy buenos, fuimos una de las pocas cervecerías que fusionó frutas con cervezas, lo que nos llevó a grandes ferias de Argentina y ser parte de sabores del Chaco", contó.

—¿Se nace cervecero? 

—Cervecero se descubre. Cualquiera puede ser cervecero, yo jamás pensé que lo sería. Es más, cuando hice el curso de cervecero fue para acompañar al padrino de mi hijo, quien al final le restó importancia. 

Luego, en una charla de amigos dije que sabía hacer cerveza y empezó el desafío. Me mandé la primera birra con cosas que tenía en mi departamento y “salió algo”. Después con investigaciones, cursos, práctica y adquiriendo equipos uno va mejorando la calidad y gustos, sobre todo porque aquí es importante el sabor. La elaboración nos lleva prácticamente de 5 a 6 horas por estilos. Después tiene aproximadamente 7 días de fermentado y el madurado que se hace a una temperatura de 0 grados en un equipo diseñado para eso. Se pueden hacer infinitas variedades de cerveza, el punto está en la creatividad por eso es artesanal.

—¿Una forma de vida, un sustento económico o un emprendimiento?

—Es un emprendimiento que nunca deja de crecer. Es como un hobby que siempre hay que estar alimentando. Siempre hay un chapita, un relojito, algo que te gustaría agregar. No me imagino haciendo otra cosa en mi vida. Esto me da amigos, familia, lo que lleva a que te contagies de energía para seguir creando. Tenemos colaboradores, chicos que están estudiando y que nos ayudan en los eventos o en las cocciones. No es su sustento, pero ayuda para poder zafar un poco de esta situación donde todos la remamos.

—¿Cerveza y fútbol, cerveza y política o de eso no se habla?

—Cerveza y fútbol, es la Biblia y el calefón. Yo no soy del fútbol, pero hoy hay un clásico y los amigos se reúnen y la birra está en el medio. Termina el partidito del miércoles y la birra no puede faltar, está en todas partes. Hoy es un motivo de unión, así como el café o el mate. Te encontrás con alguien que no ves hace una bocha y ahí lo que sale es: ¿tomamos una birra?

La política, en cambio, está en todos lados, pero con los amigos lo mejor que hay que hacer es cambiar de tema porque si te tocó un fanático ¡chan!, te arruinó la mesa (risas).

—¿Hay lugar en el mercado para los emprendedores de cerveza? ¿Los chaqueños la tomamos por tendencia o gusto?

—A través de la Asociación de Cerveceros venimos trabajando hace bastante para que los emprendedores en este rubro puedan ir creciendo. Para muchos cerveceros esto es uno de los mayores ingresos en nuestra economía. Así también se van generando nuevas cervecerías. Hace muy poco los bares de cerveza artesanal eran contados con los dedos de una mano, hoy son varios y lo bueno es que la mayoría apoyan al mercado local.

El chaqueño conoció la cerveza artesanal y exige cada vez más, es raro encontrar una persona que le guste la birra artesanal y se quede con un solo sabor; siempre quiere descubrir nuevos gustos y aromas. Los cerveceros de acá somos muy piolas, nos preguntan sobre lo que hacemos y todos tenemos ganas de compartir nuestros conocimientos. Explicamos qué es lo que usamos, los materiales que se necesitan, pero con el olfato descubrís qué diferencias hay de un lúpulo a otro, por qué una es rubia y la otra roja. Y así pasás horas, porque de verdad si te apasiona lo que hacés no dudás ni un segundo en contar todo.

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email