Revistafix Revistafix

La visión de médicos que están en la primer lÍnea de batalla contra el Covid19

La pandemia por coronavirus nos sorprendió a todos, hizo que el mundo se detenga, que se apaguen las luces, que se silencien las calles; nos hicimos amigos del tapaboca, del alcohol en gel y la distancia social eran los únicos métodos de prevención de este virus que todos desconocían y generaba pánico a nivel mundial

Cultura Revista Fix Revista Fix
medicos

Hubo un sector de la sociedad que no pudo parar, que estar en sus casas no era opción, que hicieron  y hacen su mayor esfuerzo. Los trabajadores de la salud se volvieron esenciales, los médicos apostaron a todos y muchas veces se dejaron ganar por cansancio. Los aplausos siguen siendo insuficientes, las gracias continúan siendo pocas; lo mejor que podemos hacer por ellos hoy es cuidarnos y cuidarlos. 

En este marco, realizamos entrevistas a médicos, uno de Corrientes y otro de Chaco para comparar la situación epidemiológica que sucede en cada zona. 

Julio Picón es chaqueño egresado de la UNNE en el año 1994, realizó la especialidad de cirugía en el hospital Vidal de Corrientes. Disfruta en su tiempo libre de leer, escuchar música y a veces escribir. picon

Federico Autcher  es profesional de la salud desde el año 1988 en la provincia de Corrientes. Su especialidad es la cirugía y en su tiempo libre disfruta del arte, realizar deportes y los viajes. autcher

 -       ¿Te acordas el primer caso que trataste con Covid19?

Julio: El primer caso con Covid fue allá por el mes de marzo, un paciente que ingresó por la guardia febril con dificultad respiratoria. Todo era nuevo, en ese momento no estaba el hospital modular y se internaba a los pacientes en la pastilla 6. Nosotros también teníamos miedo. Yo me había comprado un mameluco 3M, tenía botas, guantes, cofia, doble barbijo. Con el tiempo aprendimos más. Pero al principio te daba impresión hasta auscultar al paciente. Yo lo comparo a la psicosis que tenés cuando te pones a operar un paciente que sabes que es HIV. A veces se sutura en la guardia miles de pacientes que no sabes si son  o no HIV+, y lo haces como naturalmente. Pero si te dicen es HIV, extremas los cuidados, doble guante, entre otras.

Federico: No trate pacientes con enfermedad activa. Si recuperados.

-        ¿Crees que las medidas de higiene fueron bien difundidas?

Julio: Hubo errores comunicacionales y las personas creen que hay una doble vara. Al principio realizaban la exposición de aquellas personas que se iban a plazas, playas, pero después tenés actos masivos como el velorio de Maradona. Entonces las personas se van relajando, como que no tienen en cuenta esas medidas preventivas. En Resistencia se suelen ver las multitudinarias marchas, dónde no hay barbijo, ni distanciamiento social. El riesgo de contagio no está en el número de personas que se reúnen, sino en la posibilidad de que una de esas personas tenga el virus. 

Federico: Si. Amplia y periódicamente

 -       ¿Cuáles son los síntomas más frecuentes que viste durante la pandemia?

Julio:  Los síntomas más frecuentes son fiebre dolor de garganta y anosmia, que es la pérdida del olfato. También la pérdida del gusto. Después aparecieron  síntomas como diarrea y dolor abdominal y fuimos aprendiendo la variedad de manifestaciones del Covid.

Federico: Fiebre, cefalea, decaimiento, dolor de garganta. Pérdida de gusto y olfato.

-       ¿Consideras que hace falta empatía y conciencia social?

Julio: Este tema me trae a la memoria lo que había pasado al principio de la pandemia. Con vecinos y conocidos que saben que tanto mí esposa como yo somos médicos, entonces había cierto distanciamiento. Una vez, un vecino me consulto si no consideraría conveniente retirarme del barrio. Me resultó gracioso en ese momento, porque no fuimos nosotros el foco de contagio de la zona, inclusive nunca tuvimos covid.

Federico: Es la principal razón por la que aumentaron los contagios. La sociedad en general descuidó su protección y minimiza los riesgos. Sumado a la falsa sensación de que la llegada de la vacuna resolverá mágicamente la pandemia.

 -       ¿Tuviste contacto con personas contagiadas que creían que el virus no existe?

Julio: Tuve contacto con pacientes que negaban el virus, que le pedías que se coloquen el barbijo y te decían que esto es una farsa. Haciendo referencia además a qué es un complot internacional. 

Federico: Si, con varias. Por suerte ahora no se duda de la problemática. 

 -          ¿Cómo crees que fueron las medidas tomadas por el gobierno provincial?

Julio:  Considero viendo las estadísticas epidemiológicas, las medidas se hicieron bien y mejor que en otros lugares. Pero también es cierto que el gobierno no tuvo un buen asesoramiento en algunos comunicados. 

Federico: A nivel nacional considero que fue un error extender tanto tiempo el aislamiento, sin un plan de reactivación social. En Corrientes hubo un trabajo más ordenado, previsor y coherente. Sin destruir la economía ni la interpretación social.

 -          ¿Estamos preparados para el nuevo rebrote? 

Julio: Podríamos decir que si, pero me genera ciertas dudas por si es la nueva cepa que viene del Reino Unido, que tiene un índice de letalidad mucho más bajo pero una tasa de contagio mucho más alta. La verdad que no se si el sistema sanitario podría soportar un nuevo flujo de pacientes, considerando el déficit del personal de salud. 

Federico: Si. El Hospital de Campaña fue una gran visión que hoy nos permite contener a toda la provincia, tanto en lo público como en lo privado.

 -       Más allá de la vacuna ¿las medidas de higiene y el distanciamiento siguen siendo primordial?

Julio: Si bien la vacuna es parte de la solución, no termina siendo lo definitivo. Lo importante son los cuidados preventivos. El año pasado los casos de atención médica por influenza estacional o por gripe fueron muy bajos, eso se debe a las medidas higiene y también debido a las restricciones en el ambiente escolar. 

Federico: Hay una conciencia global de los cuidados. Pero la extensión de la pandemia genera cansancio a eso sumado ejemplos nefastos estimulados por referentes públicos, minaron la conciencia social generando hartazgo y abandono.

 -       ¿Sentiste alguna vez miedo?

Julio: En lo personal no. Uno sabe a lo que se expone al trabajar en salud. No sólo este virus, cualquier otra enfermedad, inclusive peor. Uno teme trasladar esos patógenos al ambiente familiar. Tengo mi madre de 71 años y tías del mismo rango de edad, y pienso en la vulnerabilidad de ese grupo.

Federico: Para nada porque me cuido, respeto, protejo y trabajo. El miedo es un poder que le damos al virus y que lo tiene.  Por eso no adhiero a las campañas del miedo. Si de conciencia el virus ataca nuestros pulmones, no le demos el poder de atacar nuestros sentimientos

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email